jueves, 1 de agosto de 2013

La limosna



Aquel corazón se acercó a pedirme una limosna.
Me palpé el pecho, como el que busca la cartera.
- Lo siento, es que no llevo encima ningún verso suelto -me disculpé.


© Juan Ballester

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada